10 requisitos para el mejor curso de inglés online


Hemos seleccionado estos requisitos como los ideales para estar seguros de haber elegido un buen curso de inglés online. ¿Cuáles son las mejores condiciones? Aquí encuentras las claves.

Buenos profesores – Preparación de exámenes – Grupos reducidos –

Niveles bien diferenciados – Buenos materiales de trabajo –

Buena conexión, mejor ambiente – Buena dinámica de grupo

Participación activa – Constancia – Buenas referencias –

 

Cada una de estas cualidades tiene importancia de cara a encontrar el curso de inglés perfecto. Todas se equilibran y son necesarias, vamos a analizarlas y a explicarte porqué son fundamentales para encontrar lo que estás buscando.

 

1. Buenos profesores

Es siempre el primer ingrediente. Porque como dicen los cocineros, la primera base para un buen plato es contar con un buen producto. Si no tienes un buen profesor es difícil aprender bien. Y ellos tienen que tener la experiencia, la energía. Un buen profesor te deja una impronta. Te conviertes en mejor alumno, aprendes más. Muchas veces son la llave de la motivación, del progreso. De tantas cosas.

Apúntate a un curso de inglés online cuyos profesores sean los mejores. En cuanto surjan las primeras dudas conocerás la medida de tu profesor. Y su capacidad marcará la diferencia.

Nativos con experiencia

Los buenos profesores de inglés no son fáciles de encontrar. Busca nativos, no novatos.  La experiencia es un grado, dicen. Por tanto, cuanto más experto, mejor. ¿Y que hay más experto que un nativo? Conocen la lengua de primera mano. Y si son profesores de inglés con experiencia conocen cada recoveco. En otras palabras, saben tus posibles dudas antes de que surjan a ti. Las mejores explicaciones adaptadas a cada alumno.

En las clases online de inglés de grupos reducidos la interacción con el profesor es constante. Por eso, un buen curso de inglés nunca será grabado, será siempre interactivo. Cuando un profesor tiene experiencia sabe encontrar diferentes formas de explicarte lo mismo. Encuentra el que necesitas.

 

2. Preparación de examen.

Es tan importante como tener un objetivo bien definido. El curso necesita una dirección. Porque planes tan dispersos como simplemente “aprender inglés” no sirven. Plantéate objetivos a corto y medio plazo. Subir niveles. Aprobar exámenes. Sácate un título oficial. Los cursos de inglés online para preparar exámenes oficiales son mucho mejores a día de hoy que hace unos años.

Exámenes oficiales en varios niveles

La lista de posibilidades es interminable. Primero, First Certificate in English. O más rápido con APTIS. Después, Certificate of Advanced English. Y puedes preparar también las versiones americanas: Toefl. TOEIC. Tú pones el límite. ¿quieres ser bilingüe? Entonces el último paso, Proficiency Certificate. Son la mejor puerta de entrada a las entrevistas, toda una garantía. También te pueden ayudar a conseguir importantes becas.

 

 

3. Grupo reducido

Es fundamental. Una clase con veinte alumnos no es una clase, es una conferencia. Un vídeo grabado no es una clase, es una exposición. Una charla, más o menos dinámica. Si quieres poder interrumpir a tu profesor es vital que haya pocos alumnos. Menos es más.

En grupos de doce, quince personas, cada clase te saldrá más barata. Pero estarás perdiendo demasiado tiempo. Cuando aumenta el número de alumnos aumenta la heterogeneidad. Son más dudas, más niveles dentro del mismo grupo, más parones. Menos participación. Mal negocio.

Clases de inglés con una media de 4 alumnos por grupo

Los buenos cursos de inglés son casi personalizados. Menos de 10 alumnos para que cada uno de los alumnos se sienta bien atendido, comprendido. La posibilidad de aprender de tu profesor y de tus compañeros de clase depende del orden. Muchos alumnos equivale a desmadre. O a dócil escucha como si se tratara de un rebaño. Acércate a una clase ágil, motivante, con los mejores cursos de inglés online en Madrid. SEIF English Academy es tu apuesta.

 

4. Niveles bien diferenciados

Las clases no son iguales para los principiantes que para los expertos. Eso lo entiende cualquiera. Pero luego es también importante darse cuenta de que cuanto más homogéneo es el nivel del grupo mejor funciona la clase. Cuantos más niveles de aprendizaje ofrezca un curso, mejor. Por tanto, no te apuntes a un curso donde sólo distingan entre principiante, intermedio y avanzado. Probablemente perderás tu tiempo y de los demás.

Cursos de inglés en muchos niveles

En SEIF English Academy, una de las mejores academias de Madrid, ofrecen hasta diez niveles distintos en los que agrupan a sus alumnos. ¡Y con los grupos de examen aparte! Principiante, Elemental, Pre-Intermedio, Intermedio, Intermedio Plus, Intermedio Alto, Avanzado, Bilingue. Más grupos y menos alumnos en clase. Más información personalizada. Los buenos cursos online están diseñados al milímetro. Así es el inglés que se aprende fácil.

 

5. Buenos materiales de trabajo

Que no te prometan fotocopias o la entelequia de materiales propios. Suelen ser una mala solución para ahorrase dinero. Los buenos libros alcanzan prestigio porque enseñan cosas importantes. Un buen artesano trabaja con buenas herramientas y un buen profesor suele hacerlo con un buen libro de texto.

En SEIF English Academy todos los cursos cuentan con un libro específico de la Editorial Oxford. Y eso no hacen las clases aburridas ni centradas en el libro, sino apoyadas por él. Tienen un sustento, una estructura, y son dinámicas y amenas.

No son clases en torno al libro, sino en torno a tu aprendizaje y progreso.

Los mejores libros de texto para tu curso de inglés online

Además en SEIF los libros se obtienen en circunstancias siempre ventajosas. La matrícula ya incluye el primer libro de forma gratuita, y el resto a un precio reducido.

También tienes que considerar si prefieres un libro digital o el de siempre en papel.

Compara con el precio en plataformas habituales o en tu librería actual y compara con el que ofrecemos en la web, verás que la diferencia refleja una cosa: lo que más nos interesa es tu aprendizaje.

 

6. Buena conexión, mejor ambiente

Si tu profesor no dispone de una buena tecnología no tiene sentido que ofrezca clases online. Hay que manejar recursos, explotar el medio, sus posibilidades. Si no es así es mejor recurrir al añejo cara a cara. ¿No es más confuso hablar en extranjero por teléfono? Si un profesor no sabe pronunciar con claridad, utilizar bien sus medios al alcance, ¿cómo te va a enseñar? No queremos sustituir la presencialidad por una pantalla. Hay que utilizar todos los recursos de la tecnología para hacer la vida más fácil al alumno. El curso de inglés más rico, con más posibilidades.

Un curso de inglés online exigente y amable

El ambiente es primordial. Y en muchos sentidos diferentes. No puedes seguir las clases desde un lugar lleno de ruido y de interrupciones. Lo mismo aplica a las condiciones de tu profesor. Los dos necesitáis estar concentrados.

Pero el ambiente también tiene que ver con la atmósfera de las clases. ¿Tienes miedo de participar? Estamos acabados. Es importante que puedas preguntar y sentirte cómodo. Un maestro cercano y sabio es un mejor maestro que un tirano irritable. La autoridad se gana con el ejemplo. Un profesor que sabe hacerte reír, que plantea dinámicas interesantes, tiene la mitad del camino trazado. A veces aprendes sin casi darte cuenta. Con eso precisamente tiene que ver el ambiente.

 

7. Buena dinámica de grupo

Cuando los alumnos no están en el nivel que les corresponde no están correctamente motivados. Cuando los alumnos están en grupos demasiado grandes donde no tienen tiempo de participar se sienten desmotivados. En las buenas academias el profesor no cuenta nunca con demasiados alumnos por clase, sino con pocos, de nivel muy similar, y es fácil conocer su nivel y tratar frecuentemente con ellos.

¿Cómo obtener una buena dinámica de grupo? Fomentando la participación. Estando atento a los errores y haciendo de su corrección una oportunidad, no un problema.

Cursos de inglés online centrados en los alumnos

Cuando las clases están centradas más en los contenidos que en los alumnos, hay un problema. Si sólo quieres explicar unos contenidos no importa si es una grabación o estás con los alumnos en clase. Si quieres ser un profesor y enseñar el feedback inmediato de los alumnos es fundamental. La interacción es la base del buen aprendizaje de inglés.

 

8. Participación activa

Acabamos de insistir en ello. Es la base de una buena dinámica de grupo. El aprendizaje del inglés no puede ser pasivo. Y debe ser completo. El inglés y su aprendizaje podríamos dividirlo en dos componentes, simplificando mucho. Por una parte el más pasivo: Listening, Reading. Por otra parte el más activo: Speaking, Writing. A medio camino entre uno y otro, o enlazando ambos estaría la Gramática. Muchas veces se consideran estos cuatro componentes de cara a los exámenes.

Aprendizaje en solitario vs Cursos de inglés online con profesores cualificados

Es posible avanzar en solitario mejorando tus habilidades lectoras. También es posible hacer infinidad de escuchas a un podcast en inglés, como recomendábamos en una entrada anterior de nuestro blog. Sin embargo el entorno de la clase es el ideal siempre para la mejora del aprendizaje activo. El speaking necesita de un profesor que lo estimule y corrija. Con todas las explicaciones que el alumno requiera. Un Writing que no tiene como destinatario un profesor que oriente y mejore, será un ejercicio realmente infructuoso.

 

9. Constancia

Desde tu curso de inglés se te tiene que estimular para continuar siempre adelante. Cuando los saltos entre niveles están equilibrados y son racionales un alumno se siente impelido a seguir adelante. Nos gusta alcanzar logros. Nos gusta ir superando metas. Estamos hechos para buscar la excelencia, para ser perfeccionistas. A todos nos gusta mejorar en lo que hacemos. Ser capaz de mantener una conversación en otro idioma es una actividad gratificante. Además abre las puertas a nuevas personas, nuevos contenidos, otras culturas.

En SEIF English Academy disponemos de hasta 10 niveles diferentes. Sin contar con los grupos especiales para examen. Cada etapa está bien trazada. Con sus contenidos, su examen de progreso y su examen final.

Cuando nos apuntamos a un gimnasio todos entendemos que no basta con hacerlo tres días. Ni con unas semanas. Obtener un cambio importante a nivel físico, ponerse en forma, es cuestión de meses. Lo mismo sucede con el inglés.

Aprender inglés a medio y largo plazo

Con dos semanas de curso de inglés, por muy intensivo que sea, lo mejor que puedes hacer es refrescar tu nivel de inglés, ponerte a punto. Si quieres superar niveles, mejorar realmente, necesitas un compromiso a más largo plazo. Un progreso razonable es superar un nivel cada tres meses. Habrás hecho un buen progreso. Si después de esos tres meses dejas el inglés dos años seguramente echarás por tierra tus esfuerzos. Un poco como si hubieras ido al gimnasio tres meses y hubieras pasado dos años más sentado, por volver al ejemplo anterior.

 

10. Buenas referencias

Es una verdad conocida y respetada: no hay nada tan auténtico como la reputación del boca a boca. Si conoces de primera mano el caso de un alumno satisfecho, ahí es donde tienes que ir.

No escojas el curso que tiene los anuncios más estridentes, las ofertas más locas o los planes más flexibles.  Probablemente no son más que reclamos comerciales. Planes para coger tu dinero y correr. Los cursos que se pagan en ofertas especiales para todo el año en más de una ocasión cuentan con el abandono del alumno a mitad de curso.

Clave definitiva para identificar un curso de inglés online sin trampas

Un curso de inglés que te fracciona los pagos mes a mes, y que no tiene compromiso de permanencia ni otras ataduras es un curso que está seguro de retenerte. ¿Porqué? Por que lo que te ofrece va a ser un curso de primera calidad. Un curso que no querrás abandonar. No necesitan que pagues meses y meses por adelantado porque saben que no te quedarás a disgusto. Seguirás adelante porque merece la pena.